Y LIVE Eau de toilette

Y LIVE Eau de toilette, fragancia masculina y musical

YSL Beauté presenta Y LIVE EAU DE TOILETTE INTENSE, un nuevo capítulo en la saga de la gama Y, compuesta, inicialmente, por Y EAU DE TOILETTE e Y EAU DE PARFUM.

En la línea de las fragancias precedentes, Y LIVE es una esencia fougère que posee un contraste entre frescor e intensidad. Es, al mismo tiempo, la fragancia propia de un hombre a punto de alcanzar la meta emprendida para descubrirse a sí mismo, la de un hombre cuyo éxito está al alcance de la mano.

Después de todo, el camino hacia el éxito comienza siempre por una pregunta, la que nos planteamos a lo largo de toda la vida: «why?» («¿por qué?»)

Y LIVE: EL HOMBRE

Después de Y EAU DE TOILETTE, una fragancia fresca y joven para el hombre que se hace a sí mismo, y su fragancia más intensa y poderosa, Y EAU DE PARFUM, para un hombre que ya ha hecho realidad numerosos sueños mientras persigue su meta, Y LIVE propone una nueva e inédita etapa en el camino de la autorrealización. Concebida para el artista autodidacta que ya casi ha llegado a la cima, Y LIVE es la encarnación olfativa del hombre que no teme afrontar ciertos riesgos y tomar decisiones radicales. Una fragancia que evoca la sensación de adrenalina que experimentamos cuando vivimos un momento intenso.


Y LIVE: LA FRAGANCIA

Compuesta por el maestro perfumista Dominique Ropion (IFF), Y LIVE EAU DE TOILETTE INTENSE, al igual que las otras fragancias de la línea «Y», es una esencia fougère que juega con la dualidad de los claroscuros.

Los fougères forman parte de las familias olfativas predominantes en la perfumería masculina, y se formulan en torno a la esencia de lavanda y de geranio y un acorde de musgo.

Y LIVE, la nueva interpretación de este icono, es una fragancia ligera, aunque sensual, con dos facetas olfativas claramente diferenciadas, que evocan con elegancia los dos entornos en los que se mueve una estrella del rock: entre bastidores y en el escenario. Las notas de salida frescas y luminosas representan la energía de un concierto; de fondo, los acordes ricos y sensuales rememoran la sensualidad de los camerinos.

Al inicio, Y LIVE ofrece un estallido de pomelo, además de un acorde de pera afrutado y moderno.

El corazón de Y EAU DE TOILETTE se mantiene, aunque se suaviza con unas notas de enebro, y el absoluto de flor de azahar aporta consistencia e intensidad a todos los demás.

Como fondo, predomina una sensualidad oscura, contrastada por las modernas maderas ambarinas que crean una versión más oriental de la EAU DE TOILETTE, con matices de intenso cacao y vainilla.

Y LIVE: EL FRASCO

El frasco de Y LIVE retoma las líneas depuradas del diseño de Suzanne Dalton para Y EAU DE TOILETTE e Y EAU DE PARFUM, un frasco que ella misma describe como una «expresión de pureza», atravesado por una muesca metálica en forma de Y. Para Y LIVE, el frasco se viste con un efecto degradado cuya transparencia luminosa de la base se va intensificando hasta adquirir un tono azul oscuro en su parte superior. La dualidad de este diseño describe la intensidad que se va incrementando en el transcurso de un concierto.

Y LIVE: EL EMBAJADOR

Adam Levine es la encarnación perfecta del cantante atrevido y sin complejos. Dotado de una absoluta naturalidad en el escenario, el artista logra mantener al público –que lo ovaciona a cada momento– sin aliento.

Posee una personalidad atrevida y creativa y vive de la adrenalina que le proporcionan los escenarios. Es consciente de que necesita esa fuerza para salir de la protección de su camerino y adentrarse en el ritmo vibrante y en la intensidad de los focos en plena escena.

El embajador de Y LIVE, Adam Levine aparece en la nueva campaña impresa, inmortalizada por el fotógrafo Loïc Peoc’h, y en la campaña digital, dirigida en exclusiva por Kim Chapiron, autor también de numerosos cortometrajes interpretados por las figuras más influyentes del rap, la música electrónica y el cine francés, como Oxmo Puccino, Justice, Vincent Cassel y DJ Snake.

La campaña es una metáfora de la energía que debe desplegar un artista para subirse al escenario. Un recorrido en el que deberá sortear todo tipo de inseguridades y obstáculos, como un degradado que pasa de un azul intenso a la luminosidad blanca y deslumbrante que simboliza el escenario y el público que aguarda expectante.












Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *